LA LEYENDA DE DOS HÉROES

LA LEYENDA DE DOS HÉROES

LA LEYENDA DE DOS HÉROES

Cuentan las antiguas leyendas que entre  las Revoleiras del Navea, y las aguas del Ulla, bajo la lluvia eterna de los bosques de Galicia creció y se hizo hombre un formidable Héroe cuyo nombre aún a día de hoy se escucha  susurrante  entre árboles y riachuelos. Para quien no lo sepa, hablamos de Breogán, hijo de Brath,  fundador de los Eídos y de muchas otras tantas cosas. Las bellísimas fábulas  de Leabhar Ghabhála Érenn narran que Gaedel Glas, uno de los setenta y dos próceres de la torre de Nimrod, se casó con la hija de rey Fénius Farsaid, y tras cuatrocientos cuarenta y cuatro años de éxodo su descendiente, Breogán, se alzó en armas contra el caos, los opresores y la injusticia y  conquistó tierras, almas y voluntades.

Dicen las crónicas antiguas que las batallas fueron terribles y peligrosas, y para sanar a los heridos, reconfortar a los guerreros y animarlos en la barbarie Breogán encargó a los más sabios concentrar y destilar sus tradiciones milenarias en un elixir, una pócima de licor brillante, puro y transparente que les diera fuerza, valor y sabiduría para empuñar la espada, vencer a sus enemigos y alzarse con la conquista.

De esta antiquísima receta nace Celticº DESTILADO DOS HÉROES, con los mismos botánicos, idénticas aguas y exactas tradiciones que hunden sus orígenes en el comienzo de todos los tiempos… la misma esencia, el mismo espíritu y la misma fuerza para los Héroes de nuestros días.

Animado con la las victorias y las conquistas, Breogán fundó la ciudad de Brigantia y con dos de sus diez hijos, Ith y Bile, construyó una torre, de  tal altura que desde allí se divisaban tierras lejanas. Estos, con el ímpetu de la juventud y deseosos de nuevas aventuras, se hicieron a la mar para explorar los verdes reflejos esmeralda que divisaban desde la torre de su padre.

La visión de esa lejana tierra los llevó hacia el norte, hasta Éire, hasta  Ailinne Knochawlin, el castillo de los señores de Laighin. Allí brindaron rieron y cantaron en interminables fiestas y banquetes que no tenían fin. Pero la tragedia acechaba en las ricas mesas de los reyes del Norte.

Una noche, después del banquete, Úgaine Mor Hugony, de la tribu de  Fir Bolg y señor del condado de Kildare, sorprendido por el valor, la fuerza y el arrojo que mostraban los jóvenes invitados decidió espiarlos en las tiendas donde estaban acampados. Aprovechando la ausencia de los príncipes, rebuscó entre sus pertenencias y encontró lo que buscaba, el mítico elixir que convertía en héroe a quien lo probara.

La historia es confusa en este momento. Sabemos que Ith murió asesinado, y Bile desapareció entre los bosques. Cuentan algunos que se convirtió en el cazador errante, personaje mitológico de los bosques del norte que aparece en las noches de tormenta, acompañado de lobos, a los que osan vagar por sus dominios. Otros dicen que escapó de la matanza disfrazado entre ropajes, como un monje peregrino, y que sigue vagando como un ánima solitaria por la bruma de los tiempos.

Fueron épocas oscuras, de magia, de brujería, de pócimas, conjuros y aquelarres. Hambre, guerra, espectros y caos se extendieron por las verdes tierras del mundo conocido, llegando hasta los gálatas de Anatolia, Bohemia, las Islas del Mar del Norte y, por supuesto, Brigantia.

No fue hasta que los hijos de Mil, nieto de Breogán y sobrino de Ith volvieron en sus barcos hasta una Brigantia desierta, despoblada y desprovista de la abundancia que había escuchado, cuando volvió la cordura al mundo. Su bisabuelo el gran Breogán había muerto y las tribus sometidas se habían vuelto contra los goideles. Decidieron reunir a los supervivientes, refugiados en los bosques y las montañas, e iniciar la cruzada. Siempre acompañando cada batalla con el preciado líquido y el mismo espíritu que les había hecho triunfantes en la ofensiva.

Resultaron, al igual que su abuelo Breogán, vencedores en todas los combates. Y gobernaron durante siglos, desde Caledonia hasta Helvetia, desde la Galia hasta Lusitania, desde las riberas del Mihno a las montañas de los Carpos.

Enterrando sus raíces en las historias de sus antepasados llega ahora CELTICºDESTILADO DOS HÉROES, el licor original de los antiguos mitos, las oscuras leyendas y las más nobles tradiciones lleva la historia hasta nuestros días para que disfrutes de la fuerza, el honor y las victorias en las batallas de cada día.

 

 

A %d blogueros les gusta esto:

Este Sitio utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close