El Gin Tonic y  la Ginebra: los Orígenes...

El Gin Tonic y la Ginebra: los Orígenes…

Celtic º Spirits 

El Gin Tonic y la Ginebra: los Orígenes...

Indudablemente todo tiene un comienzo: las historias, los blogs, las canciones, los viajes, las leyendas, el fin de semana… y también el gin tonic. Así que, ¿por qué no comenzar por el principio?

Muchos de nosotros, probablemente urbanitas, disfrutamos de algún que otro gin tonic en nuestras salidas de ocio habituales. La bebida de moda en los últimos tiempos e indispensable en la cultura hipster, el gin tonic ha calado hondo en nuestras conversaciones y costumbres recreativas, y casi sin darnos cuenta se ha colado hasta la cocina; intercambiamos nuestras preferencias de marcas y botánicos, comentamos las parafernalias varias en su “buen servir”, quizás vamos a los eventos del sector y tal vez hasta nos hayan regalado una experiencia de cata de ginebras con amigos o pareja alguna vez. Conocemos los kits indispensables para preparar el gin tonic perfecto, opinamos sobre el diámetro de la copa de balón donde servirlo debidamente oxigenado y sobre los pubs de moda que mejor lo sirven o más variedad de marcas premium tienen en sus haberes. Y si no estamos en un bar muy cool da lo mismo, nos pedimos un yintoni igualmente, que el ron ya no nos gusta tanto porque empalaga y la ginebra es más ligerita y además, digestiva.

Definitivamente, jóvenes y no tan jóvenes se han rendido a la espirituosa con más variedad de sabores y con mayor demanda durante el periodo de la Ley Seca, allá por los años veinte.

Quién lo iba a decir cuando hace no tanto veíamos las botellas de ginebra en las estanterías de los bares de barrio, apenas un par de marcas, bebida de jubilados y taxistas de otra época…

Tan extendida y sin embargo… ¿cuántos de los que habitualmente pedís un gin-tonic conocéis los orígenes de esta bebida? ¿Sabéis quién fue la primera persona a la que se le ocurrió elaborar ginebra

Algunos entendidos atribuyen a los monjes holandeses de los s. XI y XII este “hallazgo”, cuando comenzaron a destilar cereales con bayas de enebro para combatir la peste bubónica.

Pero si hay un protagonista comprobado en este descubrimiento que nos concierne, este es sin duda Franciscus Sylvius, médico anatomista y científico de origen alemán afincado en Holanda en el siglo XVI, profesor de universidad, a quien debemos numerosas aportaciones, entre otras, el “descubrimiento” de la cisura cerebral que lleva su nombre: la cisura de Silvio.

Pues bien, el Dr. Sylvius, destiló granos de centeno, cebada y maíz junto a bayas de enebro con el propósito de encontrar un remedio para aliviar afecciones renales y biliares. Para la alegría de todos los fieles al gin-tonic, el Dr.Sylvius no dio con el remedio, pero sí que dio con una de las bebidas más conocidas de la historia: la ginebra. He ahí el origen oficial.

Así nació la "acqua-juniperi", antecesora del Genever, nombre que viene de Genievre, que significa enebro en francés, cuyo proceso de fabricación es bien distinto al de las London Dry de Reino Unido.

La holandesa Genever tiene menos graduación y sólo se aromatiza con enebro muy seco para trasmitir todo su potencial de alcohol; también mantiene un fuerte sabor a los cereales de los que proviene y lo habitual es tomarla sola y sin mezclar, para no estropear su especial sabor y su intensidad. En definitiva, es menos purificada y sabe más a grano.

Retomando el hilo del meollo histórico, vemos que el origen de la ginebra es holandés, pero fue a partir de la Guerra de los Treinta años, allá por el 1648, cuando los británicos se llevaron a su tierra algunas de las botellas que ellos denominaron “el coraje holandés" (por lo visto los holandeses “le daban” a la genever antes de las batallas de aquellos días).

Les había gustado tanto aquella bebida de enebro que comenzó a popularizarse entre los soldados ingleses quienes la bebían por “prescripción médica” al menos una vez al día.

Apenas unos años después, cuando el holandés Guillermo de Orange (Guillermo III) se proclama rey de Inglaterra, el consumo se disparó provocando excesos y un serio problema para el país. Tanto fue el revuelo y las consecuencias de su abuso, que terminó prohibiéndose en 1736 mediante el acta llamada “Gin Act”: se prohibió su elaboración, venta y consumo. ¿Y adivináis cual fue el resultado de esta especie de ley seca? Pues la proliferación de destilerías clandestinas, subidas desorbitadas de precios y un deterioro importante en su calidad, que repercutió directamente en los consumidores provocando grandes estragos en su salud física y mental.

Celtic gin tonic

Celtic te cuenta el origen del gin tonic.

 

Pasaron seis años hasta que se levantó la prohibición y se creó una legislación que regulara su elaboración, comercio, consumo y fiscalidad, y así la ginebra inglesa recuperó todo su esplendor. Con el tiempo, los ingleses dieron su toque más característico a la que hoy conocemos como London Dry, una ginebra más seca que la genever y con un proceso de destilación continuo que obtiene alcoholes más puros y menos aromáticos. Sin edulcorantes ni colorantes.

El tiempo pasó, y no sería hasta los tiempos de la India colonizada del s. XIX, cuando alguien se tomó el primer gin-tonic de la historia. Y…voilá! aquí arrancó la cultura del gin actual. Para evitar la malaria, los colonos británicos solían tomar quinina y la preparaban mezclándola con agua y aromatizantes. Con el paso del tiempo, sustituyeron el agua por soda para hacer la mezcla más digerible, y de esta forma crearon la Indian Water Tonic. Pero el sabor seguía siendo desagradable y terminaron añadiéndole el alcohol que traían de su tierra para atemperar su sabor amargo: la London Gin. Había nacido el gin-tonic. Poco a poco, esta mezcla más que preventiva se convirtió en la bebida refrescante y social del momento: la Indian Water Tonic con ginebra era la bebida de moda.

celtic gin tonic

Celtic Dos Héroes: el mejor gin tonic

En Celtic nos gusta conocer y compartir las curiosidades y los orígenes de las cosas que disfrutamos. Porque como te decíamos al principio del post… todo tiene un comienzo. Y tras este largo viaje por Holanda, Reino Unido, India…qué mejor plan para relajarse al llegar a casa, que servirnos la bebida de moda de nuestro presente: el delicioso Gin Destilado Celtic Dos Héroes. Es extra-dry. ¿Brindamos?

¡Salud seguidores celtas!

A %d blogueros les gusta esto: